Historias
Slashboxes
Comentarios
 

Dilemas morales para 'makers'

Entrada escrita por Ricardo Estalmán y editada por nettizen el Miércoles, 22 Abril de 2015, 12:38h   Printer-friendly   Email story
John Tierney en The Atlantic recoge lo que oyó sobre el movimiento maker en la Conference on World Affairs . (Se refiere como maker a la difusión de espacios, herramientas y la aplicación de conocimiento en colaboración para crear, especialmente productos físicos) Los participantes en la charla se centraron especialmente en la impresión 3D. Las preguntas del público trataron cómo infundir el espíritu maker a niños y jóvenes (por ejemplo, con Scratch), cómo afecta a la propiedad intelectual el poder copiar objetos, si estas tecnologías van a aumentar o disminuir las desigualdades y si el modelo de sacar productos rápido hace que se posponga el análisis de los efectos sociales, criminales y éticos de los avances.

Historias relacionadas

[+] Scratch: programación sencilla de animaciones y juegos para niños 20 comentarios
desas3 nos cuenta: «Leo en elMundo.es que el MIT Media Lab ha creado un software educativo muy orientado a la programación: Scratch. La idea es que los niños (y los no tan niños) puedan hacer sus programas de una forma visual e intuitiva, mediante bloques que se arrastran y combinan para realizar ciertas acciones predefinidas: escribir texto en la pantalla, mover sprites, reproducir sonidos, etc. El resultado puede luego exportarse a un applet Java que puede incrustarse en cualquier web, para compartirlo con Internet. La propia página de Scratch muestra algunas de las creaciones que se han realizado con este software. Parece una buena idea para que los más pequeños se comiencen a introducir en el mundo de la programación. Actualmente hay versiones para Windows y MacOS X, y ya se ha anunciado una próxima versión para Linux. Supongo que sería una buena opción a incluir en las distribuciones que se usen en centros educativos, como Guadalinex.»
Mostrar opciones Umbral:
Y recuerda: Los comentarios que siguen pertenecen a las personas que los han enviado. No somos responsables de los mismos.