Historias
Slashboxes
Comentarios
 

Cuestiones éticas y morales de la programación

editada por mig21 el Lunes, 12 Diciembre de 2016, 09:57h   Printer-friendly   Email story
Un pobrecito hablador nos cuenta: «En las últimas semanas, a raíz del artículo Código del que aún me arrepiento de Bill Sourour, se ha debatido intensamente en el mundo informático sobre las acciones ilegales, inmorales y deshonestas que muchos programadores 'se ven obligados' a realizar en sus trabajos. Algunos ejemplos conocidos en los últimos tiempos son apps de apuestas para niños disfrazadas de juegos, juguetes que escuchan a los críos 24 horas al día y envían las grabaciones a empresas relacionadas con contratos militares, software fraudulento en los coches Volkswagen para mentir sobre las emisiones contaminantes, software que usa canales reservados para las emergencias para que el dispositivo funcione más rápido que el de la competencia... Tal como se discute en este artículo de Programamos, estos aspectos éticos de la programación toman una especial importancia al tener en cuenta que países de todo el mundo están introduciendo contenidos de programación desde la educación primaria. Y tú, ¿consideras que ética y programación deben ir de la mano? ¿Los aspectos éticos de la programación deben tratarse de forma explícita en toda formación informática? O, por el contrario, ¿deben tratarse como cualquier otro aspecto de la moralidad humana y separarlo del contenido informático?»

Mostrar opciones Umbral:
Y recuerda: Los comentarios que siguen pertenecen a las personas que los han enviado. No somos responsables de los mismos.
  • Mi recomendación

    (Puntos:1)
    por hcf (20475) el Lunes, 12 Diciembre de 2016, 11:02h (#1377407)
    En primer lugar, veo que en los artículos citados se mezclan muchas cosas que no tienen nada que ver entre sí. Por ejemplo, una cosa son los errores de programación NO intencionados (como el fallo en los coches Toyota que ha causado tantos accidentes), y por otro lado hay fraudes económicos o medioambientales (caso Volkswagen) o que realmente crean un riesgo importante para la vida humana o tratan de colar un producto diciendo que es bueno para nuestra salud (esto es un problema del marketing en general), o incluso casos de malware (aquí, no se trata de que la empresa te pida hacer algo inmoral, sino que el propio programador independiente decide crear un programa dañino).

    Incluso, me llama mucho la atención que no se analice el caso de programadores que directamente desarrollan sistemas militares (como el software de guiado de los misiles) cuyo objetivo es claramente guiar un arma, con la consecuencia más que probable de acabar con unas cuantas vidas humanas. Si hablamos de ética en la programación, es posible que este sea uno de los casos más extremos que podamos encontrar.

    Analizando lo que dice el artículo original, y centrándonos en el caso de que la empresa te pide hacer algo inmoral: si los programadores son "la última línea de defensa" como se menciona, creo que lo tenemos difícil. El programador es el ultimísimo escalón de la pirámide, y si se ha llegado hasta ese punto con el proyecto aprobado, por desgracia un programador no podrá pararlo. Podrá negarse a hacerlo, en cuyo caso será despedido y sustituido por otro programador con menos escrúpulos, pero el proyecto no se parará, a no ser que varios programadores repetidamente se nieguen a hacerlo, y el jefe de turno se baje del burro. ¿Cuan factible será esto?

    A pesar de esto, mi recomendación (como programador al que le han pedido hacer cosas no éticas) es que no las hagais. Viviréis tranquilos, dormiréis tranquilos, no tendréis problemas legales, y podréis decir bien alto que sois gente con principios. Hay más trabajos que longanizas, y no vale la pena caer tan bajo simplemente para conservar un trabajo en el que, si te piden hacer algo así, a buen seguro que más adelante te pedirán otras cosas iguales o peores. Si todos aplicáramos esta filosofía, quizá sí que podríamos construir esa "última línea de defensa" que se reclama en el artículo. Si no, seremos meros mercenarios. Cada cual debe elegir lo que quiere ser...
    [ Responder ]
  • yo soy más de KDE

    (Puntos:2)
    por JotaRP (123) el Martes, 13 Diciembre de 2016, 07:50h (#1377415)
    ( http://mi.barrapunto.com/jotarp | Última bitácora: Lunes, 19 Mayo de 2003, 07:19h )
    Ética, moral, software... y Stallman, ¿qué opina de esto?.
    Y nos quejábamos cuando la cuestión ética más importante era qué escritorio usábamos...
    --
    Quemando karma...
    [ Responder ]
  • por Defero (14845) el Lunes, 12 Diciembre de 2016, 12:59h (#1377410)
    ( http://www.ekinabokatuak.com/ | Última bitácora: Martes, 20 Diciembre de 2016, 13:17h )

    Según tu argumentación, en ningún sector hay moral. Al menos, no en ningún sector que la cosa esté jodidilla, que a día de hoy son prácticamente todos. Al final la idea es la de siempre: te puedes permitir el lujo de actuar en base a principios morales cuando esto no supone un obstáculo para tu supervivencia, o para tu mantenimiento de un estatus económico que consideras digno. Cuando la moral se interpone en tu camino a la vida digna... a ver quién es el guapo que antepone la moral.

    Si en la informática hay más predisposición para no atenerse a límites morales (que no lo sé), puede deberse a dos cosas: a que los programadores son gente con menor conciencia moral, o a que los programadores son un estamento social tan puteado que es fácil apretarles para que se salten todas las barreras. Bueno, se me ocurre otra explicación: que el trabajo de programación esté organizado de manera tan jerárquica y esté tan deshumanizado y alejado del usuario final, que sea más difícil resistirse [wikipedia.org].

    En el caso que mencionas de los abogados, que me toca directamente, hay muchas aristas. En el sector la cosa está crudita desde hace muchos años, así que se da la circusntancia de que ponerse exquisito puede adelgazar tu cuenta corriente. Además está el hecho de que durante años muchos abogados se han acostumbrado a vivir muy bien, por lo que tienen un "umbral de dignidad" muy alto. Se da el caldo de cultivo ideal para que la moral pase a un segundo plano. Y hay una circusntancia adicional: el abogado está más acostumbrado que, por ejemplo, un panadero, a caminar sobre la línea que separa lo moral de lo inmoral. Incluso a auto-engañarse sobre la moralidad de una conducta y relativizar hechos para no morir de culpa. Por lo tanto, cabe suponer que el gremio de los abogados es más proclive a superar ciertos límites morales. Es más, seguramente tendrá más oportunidades de ceder a la tentación que cualquier otro gremio. Al final, ¿qué tentación tiene un panadero? ¿Dar mal el cambio? ¿Usar harina de mala calidad? ¿Hacer pan rallado con pan duro y no con pan fresco?

    A lo que voy es a que el "capitalismo" es el mismo para todos los sectores, por lo que no podemos usar el capitalismo como explicación de la falta de moral de un sector, al menos no para argumentar por qué tal carencia es mayor en uno que en otro. Habría que analizar la naturaleza de cada sector para ver qué hay detrás.

    --
    abogado [ekinabokatuak.com] + procuradora
    • Re:Pan rallado de Defero (Puntos:1) Martes, 13 Diciembre de 2016, 08:19h
      • Re:Pan rallado de Defero (Puntos:1) Martes, 13 Diciembre de 2016, 12:21h
    • 2 respuestas por debajo de tu umbral de lectura actual.
  • Ética

    (Puntos:1)
    por Ricardo Estalmán (102) el Martes, 13 Diciembre de 2016, 00:27h (#1377413)
    ( http://barrapunto.com/tags/restalman | Última bitácora: Viernes, 30 Diciembre de 2016, 00:58h )
    Creo que los del plan siguiente al mío daban "Ética e informática" o al revés.
    --

    __
    Comprare è combattere.
  • por Defero (14845) el Martes, 13 Diciembre de 2016, 11:59h (#1377418)
    ( http://www.ekinabokatuak.com/ | Última bitácora: Martes, 20 Diciembre de 2016, 13:17h )

    Creo que no se trata tanto de advertirle de que existen implicaciones éticas, como de advertirle de las encrucijadas éticas concretas a las que se enfrentará en su vida profesional, para que la reflexión ética se adelante al momento en el que debemos elegir. Porque en el momento de elegir entre un comportamiento ético y otro no ético, es probable que no tengamos tiempo ni ocasión de reflexionar, por estar hasta arriba de trabajo, y tener a un cliente que nos está apretando para que atendamos sus exigencias. Si la reflexión la hemos hecho antes, tendremos una decisión pre-adoptada, y nos será más fácil responder de manera ética.

    Por ejemplo, los abogados debemos regirnos por el Código Deontológico de la Abogacía [abogacia.es]. Ese código está lleno de obligaciones que en muchos casos parecen simples "normas rituales", puros convencionalismos hechos ley, y lo cierto es que muchas veces lo son, pero otras veces esos convencionalismos esconden una razón de ser basada en la ética que no es visible a la primera. Por ejemplo, el art. 3.2 dice que "el abogado deberá preservar su independencia frente a presiones, exigencias o complacencias que la limiten, sea respecto de los poderes públicos, económicos o fácticos, los tribunales, su cliente mismo o incluso sus propios compañeros o colaboradores". Es decir, debes ser independiente incluso respecto del cliente que te paga tus honorarios. ¿Cómo? ¿Perdona? ¿Dónde queda eso de que "quien paga manda"? Pues no, con el abogado no. El abogado debe seguir su propio criterio, y si al cliente no le gusta, tiene dos opciones: cambiar de opinión, o cambiar de abogado. Esto es así por muchas razones, algunas de ellas morales, aunque la más fácil de entender es que si trabajas siguiendo instrucciones con las que no estás de acuerdo, todo terminará saliendo rematadamente mal. Pero esto no lo sabes el primer día, esto, por mucho que esté escrito en el Código Deontológico, lo aprendes a golpes, en concreto a base de darte cabezazos contra la mesa cuando un asunto se tuerce por haber hecho caso al cliente que se ha puesto en actitud de "yo pago, yo mando".

    Si tienes que aprenderlo a cabezazos es porque no se le dedica el tiempo de estudio que debiera dedicársele, ni se le da la importancia que se merece. Por ejemplo, durante la Licenciatura en Derecho prácticamente ni se menciona (dudo mucho que ahora que en el Grado haya cambiado esta cuestión), y en el Máster de Abogacía, que hasta hace muy poco no era necesario para acceder a la profesión, se dedican 15 horas a esta materia, que se quedan MUY cortas. Lo sé de primera mano, porque el año pasado yo fui el encargado de impartir esta materia en el grupo de euskara del Máster de Abogacía de la UPV. En el caso de abogados colegiados antes de entrar en vigor la obligación de cursar el Máster de Abogacía, no han recibido formación en Deontología salvo que voluntariamente se hayan matriculado en algún curso relacionado. Yo, por ejemplo, cursé la asignatura de Deontología en el contexto de la Escuela de Práctica Jurídica (a la que sustituye actualmente el Máster de Abogacía, y se convierte en preceptivo). Quien accedió a la profesión sin haber cursado ni el Máster ni la EPJ, no ha tenido quien le explique esto: al colegiarse se le ha entregado un ejemplar del Código Deontológico, y léetelo si te apetece. Tres años más tarde, si quieren acceder al Turno de Oficio, tienen que hacer un curso sobre Deontología Profesional, de 16 horas de duración. También lo sé de primera mano, porque el año pasado yo fui el encargado de impartirlo, y este año he imp

  • 4 respuestas por debajo de tu umbral de lectura actual.