Historias
Slashboxes
Comentarios
 

Login Barrapunto

Login

[ Crear nueva cuenta ]

Defero (14845)

Defero
  (email no mostrado públicam.)
http://www.ekinabokatuak.com/

¿Qué hace un abogado de Rentería [ekinabokatuak.com] en un portal sobre TIC (Tecnologías de la Información y de la Comunicación) como Barrapunto? Básicamente pasar el rato, y hablar de lo que sabe... y de lo que le gustaría saber.

Down Kill Up Publicidad

Bitácora de Defero (14845)

Jueves, 22 de Febrero 2018

Firma electrónica, decepción inicial con feliz desenlace

07:45h.
Bitácoras

El título original de este texto era "firma electrónica de documentos, mi gozo en un pozo", pero finalmente la solución era más sencilla de lo que yo suponía, por lo que he modificado el título, así como algunas partes del texto, que se señalarán debidamente


Una asignatura que tengo pendiente en el mundo de la informática es la firma electrónica de documentos digitales. No he tenido necesidad hasta ahora, así que lleva varios años en una interminable TODO-list. Sí que uso certificado digital, pero básicamente para recibir notificaciones, no para enviarlas. JustiziaSIP, que en su día describí como el LexNet con txapela y label vasco, no permite a los abogados presentar escritos, sólo recibirlos. Cuando tenemos que presentar un escrito, si tenemos procurador, es el procurador el que se encarga de presentar los escritos que le enviamos. Y si no hay procurador, los presentamos en papel. Así que jamás me he visto en la necesidad de firmar digitalmente un documento. He podido configurar sin problemas el lector de tarjetas criptográficas en LinuxMint, y utilizarlo para acceder, por ejemplo, a la web de la Hacienda Foral de Gipuzkoa. No he podido acceder a JustiziaSIP porque requiere de IE+Java, y aún no he encontrado el modo de engañarlo. Eso sí, me he arreglado mediante un Windows7 en VirtualBox. Menos da una piedra.

El pasado viernes 16/02/2018 recibimos una circular de la Decana, informándonos de que a partir del próximo 27/02/2018 (el martes que viene) será obligatorio mandar a los procuradores los escritos firmados digitalmente mediante tarjeta criptográfica. ¡Y yo con estos pelos! Pero el Colegio no nos deja tirados, y ha organizado cursos formativos los días 21 (ayer), 22 (hoy) y 23 (mañana) de febrero, para explicarnos cómo funciona la historia. El plazo de puesta en marcha es tan corto, que he preferido apuntarme al curso y no liarme con la vía autodidacta. Mañana de 9 a 11 seré un atento alumno de una clase de informática.

Según me han comentado quienes ya han hecho el curso, la cosa es sencillita. Te explican cómo convertir los escritos en PDF (esa parte no me interesa, PDFCreator for ever), y cómo usar un programa para firmar el PDF. Si me fío de la memoria de quienes me lo han contado, el programa resultará ser XolidoSign. Mala suerte: sólo hay versión para MS Windows. Y es software privativo. Aún estoy lejos de haber terminado la planificación de la transición a GNU/Linux en el despacho (en casa ya sólo tengo Windows en máquina virtual), y cuando aún no he resuelto el tema del escáner, se me suma un nuevo frente.

Bueno, XolidoSign no es el único programa que hace estas historias. En la propia web del Consejo General de la Abogacía recomiendan SINADURA, que es:

  • Multiplataforma
  • Software Libre (GPLv3)
  • ¡Tiene label vasco!


Para quien no haya caído en la cuenta, "sinadura" significa "firma" en euskara. Es una palabra con origen latino (como gran parte del diccionario vasco), pero es una palabra vasca.

¡Coño, voy a instalármelo! ¡Y a probarlo, qué narices!

Parece que va bien. En la instalación incluye "embedded JRE", lo cual me hace suponer que las actualizaciones de Java no me tocarán las narices. Ejecuto. Me permite elegir un PDF cualquiera. Pulso el botón "Firmar" y me pide elegir el certificado digital. Elijo el correspondiente a la tarjeta criptográfica. Me da distintas opciones, entre ellas la de elegir una imagen como "firma", que al pulsarla mostrará los datos de la firma. Incluso me deja elegir la ubicación de la imagen de la "firma" en el documento. Y me pide la clave de la tarjeta criptográfica. Pinta bien. La introduzco, pulso "Aceptar"... firmando... firmando... ¡ERROR!

Se ha producido un error al realizar la conexión. Error: net.esle.sinadura.core.exceptions.ConnectionExcept ion: java.net.ConnectException: Connection refused: connect


He probado de varias maneras, y nada, no garrula. Buscaría información sobre el error por si tiene solución fácil, pero no me apetece: yo buscaba una herramienta que pudiera recomendar a ciegas como alternativa a lo que nos recomendará el Colegio. Frente a un programa privativo que sólo funciona con MS Windows, yo quería poder recomendar a mis colegas un programa libre, multiplataforma, y que funziona. Para poder recomendarlo a mis amigos abogados, que por si no lo sabíais, son de letras, la alternativa tiene que ser al menos tan fácil de instalar, configurar y usar como lo que recomienda el Colegio. Si viene con mi consejo, más de uno habrá que lo adoptará aunque sea un pelín más complicado de usar (un par de clics más por firma). Pero no si tiene dificultad para instalarlo.

Por lo que veo, la última versión de SINADURA es de octubre de 2016. Dudo que nadie vaya a arreglarlo. "¡Es software libre, arréglalo tú!". Me temo que no tengo ni conocimientos ni tiempo para adquirirlos. "¡Pues paga para que lo arreglen!". No me llega, la verdad.

ACLARACIÓN: En el momento de redactar el texto original, he cometido el error de suponer que el proyecto SINADURA estaba roto y abandonado, y en base a esa creencia errónea es que me he desmarcado de la posibilidad de "pagar para que lo arreglen". En los comentarios se me ha criticado por no estar dispuesto a apoyar económicamente a un proyecto del que pretendo aprovecharme. Aunque acepto la crítica que se me hace, debo aclarar que yo no hablaba de negarme a arrimar el hombro en un proyecto vivo, sino de hacerme cargo de revivir un proyecto que yo creía muerto, algo que no está dentro de mis posibilidades. Pido disculpas a los desarrolladores de éste u otros proyectos de software libre que puedan sentir su trabajo menospreciado por mi comentario.


En fin. A ver si mañana nos recomiendan algo aparte de XolidoSign. Y si no... pues empezaremos con XolidoSign, y poco a poco, buscaremos la alternativa. Ya os contaré lo que vaya encontrando.

ACLARACIÓN: Aunque he descartado SINADURA como alternativa demasiado pronto al encontrarme con un error que creía insalvable, luego ha resultado ser la alternativa que estaba buscando. Si hubiera sido menos cagaprisas me habría ahorrado hacer el ridículo en público. Bueno, si es que Barrapunto puede considerarse como "hablar en público", teniendo en cuenta la cantidad de gente que pasa por aquí últimamente.


Actualización 2018/02/26, 14:15h: Enredando en las opciones de SINADURA (versión Windows) he conseguido que funcione, simplemente con desactivar el sellado de tiempo. El otro día creía haberlo desactivado, pero parece ser que no. Hay que acceder a Archivo -- Preferencias -- Firma -- Habilitar sellado de tiempo, y DESMARCAR la opción. A partir de este momento podremos firmar cualquier documento, si bien en los detalles de la firma se nos indicará que "la hora de la firma procede del reloj del equipo del firmante", que es lo mismo que decir que puede haber sido alterada. Cuando pueda lo probaré en Linux Mint, y si funciona bien, quizás cambie mi decisión de no recomendarlo.

Que es libre y multiplataforma ya es motivo suficiente para mí para adoptarlo en vez de XolidoSign, pero las personas a las que voy a recomendárselo no considerarán motivos suficientes como para no utilizar el programa recomendado por el Consejo General de la Abogacía, así que buscaré ventajas relacionadas con la facilidad de uso. Sin haber profundizado demasiado en ambas herramientas, he identificado alguna:

  • Sobriedad. Para mi gusto, SINADURA tiene un diseño mucho más sencillo, lo que lo hace menos aturullante. Las infinitas opciones de XolidoSign lo hacen estresante.
  • Flexibilidad al ubicar físicamente la "firma visible". Con XolidoSign es un pelín más rebuscado elegir dónde "firmar" el documento, mientras que en SINADURA es insultantemente sencillo.
  • Posibilidad de guardar el documento firmado EL EL MISMO DIRECTORIO que el original. XolidoSign no te permite hacerlo (te sugiere una carpeta común para todos los documentos firmados), mientras que SINADURA sí, y evita "machacar" el original añadiendo la coletilla "-signed" (configurable) al final del nombre del archivo.


Actualización 2018/02/26, 15:24h: Resulta que NO HACE FALTA DESACTIVAR EL SELLADO DE TIEMPO. El problema no es de SINADURA, sino de la "autoridad certificadora de sellado de tiempo" configurada por defecto, que no es otra que IZENPE. Basta cambiarla por ACCV para dejar de ver el error. Bueno, también se puede modificar un archivo para usar Izenpe como autoridad certificadora.

Pido disculpas a SINADURA, que NO TIENE RESPONSABILIDAD EN EL ERROR. A la noche probaré en LinuxMint, y si funciona correctamente, lo adoptaré como programa de cabecera para firma electrónica. Eso sí, tras aconsejar su uso, advertiré de la necesidad de cambiar la autoridad certificadora de sellado de tiempo.

ACTUALIZACIÓN 2018/02/28, 14:05 h. Confirmado, en Linux Mint funciona correctamente. Eso sí, hay alguna ligera diferencia:

  • En MS Windows te descargas un EXE. En LinuxMint te descargas un JAR.
  • En MS Windows lanzas el instalador haciendo doble click. En Linux Mint lanzas el instalador haciendo click con el botón derecho y eligiendo "Abrir con -- OpenJDK Java8 Runtime". Previamente hay que darle permisos de ejecución al archivo, como a cualquier ejecutable descargado de Internet, haciendo click con el botón derecho -- Propiedades -- Permisos.
  • Como SINADURA instala una versión "embedded" de JRE, SUPONGO que en MS Windows no es necesario tener previamente instalado JAVA (aunque no tengo un Windows sin JAVA a mano para comprobarlo). En Linux Mint sí necesitas tener instalado JAVA, porque el propio instalador JAR necesita de JAVA para ser ejecutado. Aunque SUPONGO que si tras instalar SINADURA desinstalara JAVA, SINADURA seguiría funcionando, porque no depende de la versión de JAVA instalada en el sistema.
  • En MS Windows te pone un icono en el escritorio y en el menú inicio para poder ejecutar SINADURA. En Linux Mint en teoría debería hacerlo, pero a mí no me ha puesto ningún icono. El manual de instalación (de una versión anterior) baraja la posibilidad de que no se cree el icono, y en ese caso recomienda ejecutar directamente el archivo ~/sinadura/bin/sinadura.sh.
  • Ambas versiones adolecen del mismo problema de que la dirección del servidor de sellado de tiempo seleccionada por defecto está desactualizada, así que antes de nada hay que corregir ese error siguiendo estas instrucciones.
  • En Linux Mint a la hora de firmar muestra un menú que pregunta por el certificado a usar para la firma, me da a elegir entre "DS User Certificate 3" o "Autoridad de Certificación de la Abogacía" (ACA). Si elijo la primera opción se firma el documento sin problemas, dando como resultado un documento con firma válida certificada por la ACA. Si eljijo la segunda me sale el siguiente error cuyo origen no he podido identificar:

    Se ha producido un error inesperado al firmar los documentos. Error: java.lang.NullPointerException


    Como la primera opción funciona, no necesito más. Ya investigaré más adelante.


Ahora ya sé que tengo un programa libre y multiplataforma QUE FUNCIONA para poder firmar digitalmente mis documentos.
Miércoles, 07 de Febrero 2018

Cómo trincar a alguien por la IP cuando no se guarda la IP

01:03h.
Bitácoras
Acabo de devolver la llamada a un compañero que me ha llamado hace un rato para hacerme una pregunta de informática, y la respuesta que le he podido dar no me termina de satisfacer, así que os la voy a formular a ustedes, a ver si me dais alguna pista. El supuesto es el siguiente:

Adán y Eva eran novios, pero desde la ruptura, Adán, por despecho, se ha dedicado a contratar diversos servicios a nombre de Eva sin su consentimiento, como un curso a distancia, y una línea de telefonía móvil. Sí, hay gente así de triste.


En cuanto descubre el pastel, Eva pone una denuncia, y contrata a este compañero como su abogado. Según me dice, se solicitó al Juzgado que requiriera a la compañía de telefonía móvil para que identificara desde dónde se ha contratado la línea. Y la compañía de telefonía responde que la línea fue contratada a través de Internet, y que NO GUARDA REGISTRO DE LA IP DESDE LA QUE SE ACCEDIÓ A SU WEB, por lo que no tiene modo humano de asegurar quién es la persona física que contrató la línea.

Según me cuenta esto se me retuercen los adentros, ¿me estás diciendo que A puede contratar una línea de telefonía a nombre de B, sin que la compañía de telefonía haga la más mínima comprobación acerca de la identidad de quien contrata el servicio? Pues sí, puede.

Me pregunta este compañero cómo podemos hacer para averiguar quién ha contratado el servicio, y sólo se me ocurre un modo: pedir al ISP del domicilio del denunciado que aporte el registro de IPs y dominios con los que se ha conectado el denunciado en el día y la hora en que se contrató el servicio. Si en el registro aparece la IP o el dominio de la compañía de telefonía, ya tenemos un principio de prueba.

Sí, lo sé, esta estrategia tiene un problema: para que sirva de algo, es necesario que el denunciado haya realizado el fraude DESDE SU PROPIO DOMICILIO, sin usar un proxy ni nada de eso, extremo que desconocemos. ¿Y si lo ha hecho desde el trabajo? Bueno, pues habría que hacer la misma petición al ISP del trabajo del denunciado. ¿Y si lo ha hecho desde el móvil? Bueno, pues habría que hacer la misma petición al ISP del móvil. ¿Y si lo ha hecho desde casa de su madre? Bueno, pues habría que hacer la misma petición al ISP de la madre.

¿Y si lo ha hecho desde un cyber-café, o desde un wifi abierto/crackeado? GAME OVER.

La estrategia que le sugiero sólo puede funcionar en el caso de que el denunciado sea tonto de remate, hasta el punto de cometer un delito desde su propia IP. No se puede descartar a priori, pero tampoco se puede contar con ello.

¿Se os ocurre alguna otra vía de investigación? ¿O tengo que decirle a mi compañero que si se lleva el gato al agua será de pura chiripa? Puede ocurrir, la mayor parte de las veces uno gana por torpeza del contrario, no por virtud propia.

Post-edición: Según revisaba el texto nada más publicarlo, se me ha ocurrido una posible vía, un poco rebuscada, pero que podría valer. Supongamos que el denunciado ha realizado el fraude desde la IP 100.200.300.400 (por poner un ejemplo), que puede ser la de su casa, la de casa de su abuela, o la de un cyber-café a 400 Km. de su casa. Supongamos que justo después de cometer el fraude, y desde el mismo lugar, ha entrado a Facebook, y ha escrito un mensaje diciendo "hola, gente". En ese caso, Facebook habrá registrado cómo la IP 100.200.300.400 escribía ese mensaje. Ahí tendríamos un hilo conductor.

Por lo tanto, conociendo la fecha y la hora en la que se contrató la línea, sería cuestión de rastrear su actividad en Facebook y demás templos para la procrastinación, en busca de algún mensaje o publicación del mismo momento. Un trabajo con poca probabilidad de éxito, pero que puede funcionar.

¿Se os ocurre algo mejor? Decidme que sí.

Post-edición 2018/02/08, 12:22h: He vuelto a hablar con mi compañero, que esta vez había tenido oportunidad de leer el expediente con más detenimiento (lo suyo era una "consulta temprana", muy habitual entre compañeros si hay confianza, habiendo hecho sólo un análisis superficial del asunto). Me dice que la línea se contrató hace cosa de un año (aunque ayer de memoria y sin el expediente delante me dijo que hacía dos años), y lo más importante, que no se trata del alta de una nueva línea, sino de una portabilidad de una línea preexistente que ORIGINALMENTE ERA DE ADÁN, y tras la portabilidad pasa a estar a nombre de Eva (aunque el número lo sigue usando Adán). Lo que decía, nunca hay que descartar que el contrario sea tonto de remate. Mi compañero ya está afilando los dientes para el interrogatorio.

De todos modos, si se os ocurre alguna respuesta a la consulta inicial, sigo estando interesado en conocer vuestra postura.
Martes, 06 de Febrero 2018

Demasiado inocente

04:55h.
Bitácoras
Ojalá pudiera decir esto de todos mis clientes, pero no, lo de "demasiado inocente" va por un abogado que conozco mucho, pero no soy yo. Ehem. Este hombre, a fuerza de quedar como un pardillo en innumerables ocasiones, ha terminado aprendiendo a ser un poco menos pardillo. Un poco.

Este amigo, que no soy yo, me cuenta una historia sobre juicios en ausencia y conformidades. Supongo que no os sonará a chino el hecho de que los abogados defensores a menudo llegan a acuerdos con los fiscales acusadores: mi cliente se declara culpable si bajas tu petición de pena de tres años a uno, con el informe favorable para su suspensión. Bueno, por lo general suele ser al revés: estoy dispuesto a bajar mi petición de pena de tres años a uno, con informe favorable para la suspensión, si tu cliente se declara culpable. El fiscal obtiene una condena para su estadística personal, y el abogado consigue librar a su cliente (culpable hasta la médula) de entrar en prisión. Y trabajando poquito. Todos contentos. Problema: la conformidad no la da el abogado, sino el acusado, así que es condición imprescindible que el acusado esté presente para manifestar su conformidad ante Su Señoría. Y que el acusado esté ausente pese a haber sido debidamente citado es más común de lo que cabría esperar.

En esto que justo antes de empezar un juicio, un fiscal muy majete (no sólo porque yo lo diga, sino porque goza de buena fama entre los abogados) le hace a mi compañero, el inocente, una oferta que no podrá rechazar. Si rechaza la oferta y fuerza la celebración del juicio será IMPOSIBLE obtener una sentencia mejor que lo que se le ofrece. "Ya lo siento", dice este compañero, "pero mi cliente no ha venido, así que no puedo dar conformidad". Y el fiscal, al que le da pena tanto mi compañero como su cliente, le propone lo siguiente: "mire, yo estoy dispuesto a rebajar mi calificación, si usted se compromete a no ofrecer resistencia". Es decir, al inicio del juicio el fiscal rebajará su petición de pena a eso mismo que ha ofrecido al abogado (eso que el abogado no ha podido aceptar por no estar su cliente), con la condición de que en el interrogatorio de los testigos (agentes de policía) el abogado no toque las narices intentando poner contra las cuerdas a los agentes, y en las conclusiones se limite a pedir una sentencia absolutoria, sin dar más vueltas a la historia. Un combate amañado, vamos: yo me dejo ganar (fingiendo que me defiendo) si prometes golpearme flojito. El ofrecimiento se hace con Su Señoría presente, algo a lo que nunca le he visto sentido: si estoy barajando delante de Su Señoría reconocer que mi cliente es culpable, si finalmente no llegamos a un acuerdo y celebramos el juicio, ¿con qué cara defenderé la inocencia de mi cliente? Bueno, pues se hace así. En este caso concreto llegaron a un acuerdo, actuaron según lo acordado, y todos contentos.

Semanas más tarde coinciden en otro juzgado el mismo fiscal y el mismo abogado, en las mismas circunstancias: el cliente no ha venido, en el escrito de calificación se pide una pena bastante gorda, y el fiscal ofrece al abogado un acuerdo MUY bueno, consistente en una rebaja sustancial de la pena solicitada en el escrito de acusación. El tema es que, una vez más, este compañero no puede aceptar el ofrecimiento del fiscal por no estar su cliente presente, así que le propone hacer lo mismo que la otra vez. Con Su Señoría presente, como la otra vez, sólo que esta vez Su Señoría es otra Señoría. "¡Yo no puedo hacer eso, sr. Letrado!", responde el fiscal, con fingida indignación. "Disculpe usted, es que como en alguna otra ocasión ya lo hemos hecho así, y creía recordar que había sido con usted mismo...". El fiscal sigue interpretando su papel, y exclama ¡¡IMPOSIBLE, IMPOSIBLE...!!. Vale, pues nada. Celebremos. Y celebran el juicio.

Mi compañero el inocentón había tardado mucho en darse cuenta de que no todos los jueces tragan con las mismas irregularidades, y los apaños que en un juzgado se hacen a calzón quitao, en el de la puerta contigua son tabú. El fiscal conocía los tabúes de cada juzgado, y adaptaba su comportamiento al contexto. Mi compañero el inocentón, que se mueve por el mundo como si no fuera un mundo enfermo, es demasiado transparente para esta profesión. Pero poco a poco va aprendiendo.
Jueves, 28 de Diciembre 2017

Señor PayPal, devuélvame mi dinero YA

05:26h.
Bitácoras
Dramas de la vida moderna. El pasado 16/12/2017 vi en eBay un artículo que me gustó por unos 100 euros, le di a "cómpralo ya", lo pagué a través de PayPal (como siempre), y se cargó en mi cuenta.

Dos días más tarde, el 18/12/2017, el vendedor me manda un mensaje diciéndome que al ir a probar el artículo antes de enviarlo, se han encontrado con que no funciona bien, así que no me lo pueden mandar (mentira cochina, me apuesto algo a que han puesto en venta un artículo del que no tenían stock suficiente). Me dan tres opciones: enviarme un artículo "equivalente" a cambio, que elija algún artículo de los que tienen en venta a cambio, o devolverme el dinero.

Give me the money, les digo el día 19/12/2017, que en mi bolsillo está mejor que en el tuyo.

El 20/12/2017 eBay me confirma que el pedido ha sido cancelado. En PayPal aparece como fecha de reembolso el 19/12/2017.

Día 28/12/2017, el de los inocentes, y mi saldo de PayPal, que debería ser de unos 100 euros tras el reembolso, sigue siendo de 0,00 euros. Que una cosa es que se haya realizado el reembolso, y otra cosa es que tengas el dinero disponible para tus cosas. Hay diferencias. No sé cuáles, pero las hay.

Cuando se dignen devolverme mis 100 eurillos como saldo de mi cuenta de PayPal, tocará pedir que me lo reingresen en la cuenta bancaria de la que nunca debió salir, y esperar los días que al señor Pal le parezca oportuno esperar.

En fin. Suerte que no los necesito para sobrevivir.

Aquí queda mi pataleta.
Sábado, 09 de Diciembre 2017

PREGUNTA: tarjeta gráfica molona para PC viejo

03:59h.
Bitácoras
Ayer mi sobrino me lloraba porque tiene que conformarse con un PC portátil (más potente que el mío), y él lo que quiere (además) es un PC de sobremesa, para poder cacharrear. "No me llores", le digo, "que yo mira lo que tengo, un HP DC7700 que compré de segunda mano por 40 euros con 2 GB de RAM y HD de 160GB, y con 12 euros más le aumenté la RAM a 4GB". Soy así de miki maus. Y va el tío y me dice "pues algo así quiero yo". Su cumpleaños es la semana que viene. La juventud viene ya aprendida.

No me jodas, no me jodas... me meto en la página del vendedor de eBay al que le compré el mío, y encuentro un HP DC7800 SFF por 46 euros (envío incluido), con 2GB de RAM y HD de 160GB. ¡Pum!, ya está de camino. Según las especificaciones acepta hasta 4 módulos de 2 GB de RAM (un total de 8GB), así que me pongo a buscar RAM baratita. Ya he conseguido en subasta 2 módulos de 2 GB por 4,60 euros (los dos), a ver si consigo por menos de 6 euros otros dos, y por menos de 60 euros ya tiene un sobremesa más o menos digno (monitor y teclado dice que ya tiene él).

Pero el cabrito de él no se conforma, de repente me viene con que quiere ponerle una gráfica chachi-molongui. Está pensando en una MSI GeForce GT 1030 AERO ITX 2G OC 2GB GDDR5 de 76 euretes. Que se los pagaría él mismo, claro, porque yo ya me he comido el presupuesto de regalos para los próximos tres años. ¡Y yo de gráficas no tengo ni idea! A priori, intentar meterle una gráfica nueva a un PC con unos cuantos años me parece mala idea, primero porque no sé si compensa, y segundo porque no sé si es posible.

Como le veo más perdido que yo, intento echarle un cable, y encuentro una conversación en la que alguien recomienda una NVIDIA GF 8400GS 256MB, que encuentro en eBay por 23 euros de segunda mano (creo que es la misma).

Pues me dice que no, que ésa no, que se quiere comprar la 1030. ¡WTF! Le echo un vistazo al invento, y le digo que la 1030 no le vale, porque no es "low profile" ("perfil bajo"), que es lo que admite este equipo SFF.

Y el cabrito de él va y encuentra una variante LP de la 1030. Me está poniendo en un brete, porque a partir de aquí ya ando perdido. ¿Le vale, no le vale? ¿Podría la fuente de alimentación (de 240W según las especificaciones) bregar con ella, tendría que cambiar la fuente de alimentación? Y no le parece suficiente, también está pensando en cambiarle el procesador (lleva un Intel Core 2 Duo E6750 2.66Ghz), y me pregunta hasta qué procesador le admitiría el bicho. ¡Y yo qué sé!, ¿qué quieres, gastarte 200 euros en actualizar un PC de 50 euros? Porque lo siguiente será querer cambiarle el disco duro, me lo huelo.

En fin, ¿me podéis echar una mano? ¿Le digo que le puede instalar la 1030 (y allá él con su dinero)? ¿O le recomiendo otra gráfica (en cuyo caso agradezco sugerencias)? Lo del procesador ya lo miraré, aún no le he respondido más por pereza que otra cosa. Las especificaciones dicen que admitiría hasta un Intel Core 2 Quad Q9550, pero no sé si podría llevar un modelo posterior, que supongo que lo condicionan la velocidad del bus de datos (1333 Mhz), el chipset (Intel Q35 Express) y el socket (LGA775).

Actualización 22:05h.: según cuentan una RADEON HD 6450 (que de segunda mano se vende por 25-30 euros) funcionaría sin problema. Parece ser, aunque aún no lo he confirmado, que la GT1030 podría funcionar, pero casi con total seguridad habría que sustituir la fuente de alimentación de 250w por una de 350w o más, lo que parece ser que costaría más que el propio PC. Puede que saliera a cuenta, porque está claro que el rendimiento sería mucho mejor. Seguiré investigando. Cualquier pista será bienvenida.

Actualización 15/12/2017: El PC me llegó ayer al despacho, pero no pude dedicarle ni un minuto. Hoy he dedicado 10 minutos después de comer a abrirlo y mirar las tripas. El otro día mi conclusión era que la principal limitación era la fuente de alimentación, y la dificultad para sustituirla estribaba en su pequeño tamaño. Al abrirlo he podido comprobar que la limitación en el tamaño se debe a que justo debajo de la fuente de alimentación se encuentra el disco duro. Justo debajo de la unidad DVDRW hay un hueco sin usar en el que se podría reubicar el disco duro, de manera que se libraría espacio bajo la fuente de alimentación, y eso permitiría cambiar la actual por una de tamaño normal y potencia suficiente como para alimentar una tarjeta gráfica decente. No parece mal plan. Se lo he comentado a mi sobrino, y le ha gustado la idea de reubicar el disco duro. Hemos hecho números:

  • PC: 46 euros
  • RAM: 9,10 euros (no se dio mal la subasta, a ver si cuando llegue la RAM funciona bien)
  • Wifi USB: 1 euro (tengo uno igual y funciona de coña)
  • Fuente de alimentación: 13,95 euros (la ha elegido él mismo, supongo que por precio, y supongo que será una mierda)
  • Gráfica 1030: 73,50 euros
  • Procesador Q9550: 26 euros


Total: 169,55 euros, sin privarnos de nada. No sé qué hará al final, eso ya depende de él.

Actualización 2017/12/26: No pude darle el PC a mi sobrino el día de su cumpleaños (vive suficientemente lejos como para que no pueda pasarme por su casa de camino al trabajo), así que opté por dárselo ayer, día de navidad, aprovechando la comida familiar. De momento con 2GB de RAM, a la espera de que me llegue la RAM "nueva". Se lo he dado con el disco duro ya reubicado debajo de la unidad DVDRW, pero no va a ser suficiente para lo que pretendía: el hueco dejado por el disco duro sigue siendo insuficiente para meter una fuente de alimentación de tamaño estándar. El disco duro tiene un ancho aproximado de dos tercios del ancho de la fuente de alimentación, así que quitando el disco se gana altura libre, pero no en todo el ancho. Aproximadamente un tercio de la fuente de alimentación se solapa encima de la placa base. Así que nuestro gozo en un pozo.

De momento esperaremos a la RAM extra, y luego será cuestión de decidirse entre dejarlo como está, ponerle una gráfica (flojita) que tire con la fuente que trae de serie, o ponerle una fuente estándar fuera de la caja (algo que a mí me parece horrible, pero a mi sobrino no le desagrada la idea) para poder ponerle una gráfica maja.
Domingo, 05 de Noviembre 2017

PREGUNTA: cómo censurar un PDF

10:12h.
Bitácoras
En más de una ocasión me he visto en la necesidad de borrar datos identificativos de un documento PDF para poder compartirlo con terceros. Por ejemplo, cuando un abogado amigo me pide consejo sobre un asunto que tiene entre manos y mi modo de ayudarle es pasarle toda la documentación que tengo sobre un asunto similar que llevé hace años. O por qué no, cuando me apetece vacilar en Barrapunto.

El tema es que no sé si lo estoy haciendo bien. Es más, estoy prácticamente convencido de que lo estoy haciendo mal. Hasta ahora el método empleado era abrir el PDF con Gimp, de manera que cada página se mostrará como una capa. Editando capa por capa, podremos borrar/tachar el texto que queramos con nuestra herramienta favorita.

Una vez censurado el documento, se puede reconvertir en PDF de distintas maneras. Desde el propio Gimp, se puede guardar en PDF multipágina si tienes instalado determinado script. No lo he probado, así que no me preguntéis si funciona. He preferido tirar por algo más simple: exportar a MNG, y convertir MNG en PDF. Eso sí, el orden de las páginas será el inverso al del PDF original, así que podemos reordenar las capas en Gimp antes de exportar, o hacerlo a posteriori con (por ejemplo) PDF Shuffler o PDF Mod.

En el caso de un PDF que no venía de un documento escaneado, sino de un documento digital (que permite hacer copia/pega y todo eso), no hace falta pasar por Gimp, podemos abrirlo directamente en LibreOffice Draw, y censurar el texto mediante la opción de "Buscar y Reemplazar" (Ctrl+Alt+B). Mucho más fácil, dónde va a parar...

Volviendo a los documentos escaneados, ¿tengo alguna otra opción que no sea abrirlos con Gimp? ¿Hay algún método más sencillo? Si existiera una aplicación capaz de aplicar OCR sobre un PDF escaneado cualquiera para identificar el texto a censurar, sería la caña.
Miércoles, 11 de Octubre 2017

Devolviendo la licencia de Windows 10 a ASUS

03:19h.
Bitácoras
2017/08/10. Entro a Amazon, y me compro un Asus X751SA-TY101T por 340 euros. Incluye MS Windows 10.

2017/08/14. Recibo el portátil que acabo de comprar.

Mismo día, más tarde. Borro todas las particiones, e instalo Linux Mint, no sin problemas, por cazurro.

2017/08/26. Encuentro instrucciones acerca de cómo recuperar el coste de la licencia de MS Windows, y envío un e-mail a ASUS, siguiendo dichas instrucciones:

Información de contacto]
Nombre : Daniel Martínez Piqueras
Dirección de correo electrónico : ****
Número de teléfono : ******
País : Spain

[Información de producto]
Tipo de producto : Notebook
Modelo de producto : X751SA
Número de serie del producto : ************

[Comentarios del usuario]
Sujeto : Quiero devolver la licencia de Windows
Tema : Others
Descripción :

Buenos días. Recientemente he comprado un portátil ASUS X751SA, y quiero devolver la licencia de Windows, porque ni la he usado ni la voy a usar, ya que he instalado desde el principio GNU/Linux, y funciona perfectamente.

Envío adjuntos los siguientes documentos:
- Factura de compra
- Foto de las pegatinas de la parte posterior del portátil, donde se muestran las referencias necesarias
- Foto de la pegatina de la tarjeta de garantía.

Un saludo,
Daniel Martínez


2017/08/28. Recibo respuesta satisfactoria, aunque me piden más información:

Buenas tardes Daniel,

Gracias por contactar con ASUS Iberica Customer Service Department.

Para la devolución de la licencia de Windows, necesitamos que nos responda a este email y que nos envie los datos pedidos abajo:

-Copia de la factura de compra (Ya la hemos recibido);
-Copia del certificado de garantia donde se vea el numero de serie (SN: ********)
-Fotografia \ print screen donde sea posible obsevar parte de la clave de windows ( por ejemplo : *****-8MBCP) -es necessario activar su sistema operativo windows.

Para acceder a esta información siga los siguientes pasos:

Pulse con el boton derecho del raton sobre el icono "Inicio"
Luego pinche en propiedades
Verá la información solicitada en la parte inferior de la ventana que se ha abierto.

Saludos,
Mila S
ASUS Ibérica Customer Care


Problema: no tengo la clave de Windows, porque no aparece impresa en ninguno de los documentos que acompañaban al portátil, y el sistema operativo que llevaba la clave grabada ha sido volatilizado al instalar Linux Mint [ACTUALIZACIÓN: un PH comenta que la clave de licencia está grabada a fuego en la UEFI y es fácilmente recuperable, pero yo eso no lo sabía]. Es inicio de curso, ando un tanto liado, y quiero revisar a fondo la documentación, a ver si no he mirado bien, así que termino posponiéndolo.

2017/10/02. Un mes más tarde, respondo al e-mail:

Buenas noches.

Pido disculpas por haber tardado tanto en responder.

De los datos que me solicita, los dos primeros ya los he enviado, como bien indica. En cuanto al tercero, me va a resultar imposible. Como ya comenté en mi primera comunicación, no he llegado a usar la licencia de Windows, esto es, no llegué a activar el sistema operativo Windows. Compré este portátil con la intención de usarlo con Linux Mint, así que directamente introduje el disco de instalación de Linux Mint, borré las particiones del disco duro, e instalé dicho sistema operativo. Habría comprado el portátil sin sistema operativo de haber existido dicha opción, pero si ya es difícil encontrar portátiles sin MS Windows preinstalado, más difícil es cuando hablamos de portátiles de 17 pulgadas.

Por lo tanto, ni llegué a ver la clave de Windows, ni tengo posibilidad de verla ahora, porque como he comentado, borré por completo el contenido del disco duro.

He revisado de arriba a abajo la documentación que venía con el portátil, y en ningún lado aparece la clave de licencia. Le ruego me indique cómo proceder en estas circunstancias.

Un saludo,
Daniel Martínez


2017/10/04. Me responden que he tardado mucho en escribirles:

Buenas tardes Daniel,

Gracias por contactar con ASUS Iberica Customer Service Department.

Lamentablemente, en este momento ya no es posible proceder a la devolución de la licencia del sistema operativo.

El plazo para la devolución es de 30 días tras la fecha de compra.
Además de esto, es necesario proceder a la activación para poder ver la licencia del producto, aunque después se elimine la partición.

Atentamente,
Mila S
ASUS Ibérica Customer Care


El mismo día, más tarde. Respondo que no me habían dicho nada de plazos, y suelto una amenaza de tocar las narices:

Buenas tardes.

  Yo solicité la devolución dentro de los 30 días tras la fecha de compra, así que entiendo que he cumplido ese requisito.

Por otra parte, en ningún momento se me ha indicado que disponga de 30 días, entiendo que es un plazo arbitrario establecido de manera unilateral, que en ningún caso puede operar en mi perjuicio.

Tampoco se me ha informado con antelación a la compra de que para devolver la licencia deba activar el producto. De hecho, es un contrasentido en sí mismo. Si no tengo intención de hacer uso del software, la lógica dice que no lo use, igual que no usaré unos calzoncillos que tengo intención de devolver a la tienda por no ser de mi talla.

Le ruego me indique a dónde debo dirigirme para reclamar contra la respuesta recibida, y a qué departamento debo dirigirme para obtener la clave de licencia de un software por el que he pagado.

Un saludo,

Daniel Martínez


2017/10/06. Me piden que espere, que tienen que consultarlo.

Buenas tardes Daniel,

Gracias por contactar con ASUS Iberica Customer Service Department.

Le informamos que su reclamación se encuentra en análisis por parte del departamento correspondiente.

Dicho esto, solicitamos que espere un contacto de nuestra parte de forma a que se le pueda dar el debido seguimiento.

Atentamente,
Mila S
ASUS Ibérica Customer Care


Mismo día, más tarde. Respondo que esperaré quietecito.

Buenas tardes.

No tengo inconveniente en esperar, si sirve para resolver esta cuestión. Quedo a la espera de su respuesta.

Un saludo,

Daniel Martínez


2017/10/10 (ayer). Me responden que van a hacer conmigo una excepción, y me pagarán:

Buenos días Daniel,

Gracias por contactar con ASUS Iberica Customer Service Department.

Le informamos que, tras realizar la consulta de forma interna, nos confirman que el plazo para solicitar la devolución de la licencia Windows es de 30 días tras la fecha de compra.

No obstante, y de forma excepcional vamos a aceptar el caso para proceder a la devolución.

Así, le enviamos la documentación que necesita rellenar para que podamos seguir con el proceso.
En la parte de los últimos dígitos del código que se le pide, puede colocar ****

Es importante que nos remita la información con la mayor brevedad posible, y que la misma esté debidamente rellenada y firmada.

Estamos a su disposición para cualquier duda o aclaración.

Atentamente,
Mila S
ASUS Ibérica Customer Care


2017/10/11 (hoy). De bien nacidos es ser agradecidos, así que le contesto amablemente, olvidando de esta manera la amenaza de hace unos días:

Buenas tardes, Mila.

Gracias por la respuesta satisfactoria, agradezco que se haya valorado una actuación excepcional. Esto me reafirma en mi opinión positiva sobre ASUS.

Envío ambos documentos debidamente cumplimentados y firmados.

Un saludo,

Daniel Martínez


Moraleja: no borres el disco sin tomar nota de la licencia para recuperar su importe, y no te duermas en los laureles, pide la devolución cuanto antes. Me van a devolver, dicen, 50 euros (un 14,7% del precio), así que podré decir que mi portátil ha costado 290 euros. Muy buena compra. La verdad es que es cierto que tengo una buena opinión de ASUS. De momento, cero pegas. Y pensar que estuve a punto de comprarme un Acer porque traía un disco duro de mayor capacidad...

ACTUALIZACIÓN 2017/11/03. Hoy mismo, tres semanas y dos días después de que yo enviara los formularios cumplimentados, ASUS me ha hecho transferencia de 50,00 euros, bajo el concepto "Asus Holland BV". Feliz desenlace. :-)
Martes, 10 de Octubre 2017

Arrastraremos lo que se nos arroje...

10:03h.
Bitácoras
... pues somos profundos, y no lo olvidamos. Y nos volveremos claros.

Hace casi un año que escribí en mi bitácora esta cita de Nietzsche, y cuando se me pidieron aclaraciones, vine a decir que era una reflexión personal, como parte de un proceso de higiene mental, y me di a mí mismo la pista para el futuro de que la clave estaba en mi agenda.

Hace unos días, revisando los textos de mi bitácora, me encontré con esa cita de Nietzsche, y no conseguía recordar por qué puse lo que puse, así que seguí la pista de la agenda. Encontré ocho anotaciones el día indicado, pero sólo dos que explicaban por qué me vi en la necesidad de citar a Nietzsche.

Una, a las 9:30 de la mañana en mi despacho, era una cita con la redactora del blog de KaixoMaitia (una web para relaciones personales, supongo que tipo Meetic), que me había pedido cita para una entrevista (creo que no he publicado el vídeo en ningún sitio, porque no he tenido tiempo de terminar los subtítulos en castellano).

Otra, a las 16:00 en el Colegio de Abogados, para impartir una de las cuatro jornadas del Curso de Deontología, necesario para acceder al Turno de Oficio. Esto viene del año anterior, 2015, año en el que lo que antes era la Escuela de Práctica Jurídica (EPJ), organizada por el Colegio de Abogados (ICAGI), pasa a ser el Máster de Abogacía, organizado por la Universidad (en este caso, la UPV), con la obligación del Colegio de Abogados de colaborar, aportando como docentes de ciertas materias a abogados en ejercicio. La EPJ había sido siempre en castellano, pero dado que había demanda de clases en euskara, la UPV decidió organizar el Máster en dos grupos, uno de castellano y otro de euskara. Así que la UPV pidió al ICAGI que le diera el listado de los docentes, y el ICAGI mandó una circular pidiendo voluntarios para cubrir las materias en euskara (y también alguna en castellano, por jubilación de quien las impartía anteriormente en la EPJ). Las clases se pagaban muy bien, y siempre me ha molado el rollo de la docencia, así que me presenté. Y me eligieron para dar las clases de Deontología Profesional en el grupo de euskara. Cuando mas tarde el ICAGI quiso organizar el curso de Deontología Profesional para los abogados ejercientes que quisieran acceder al Turno de Oficio, nos ofreció impartirlo a quienes habíamos dado esa materia en el Máster (la del grupo de castellano y yo del grupo de euskara), pero como la otra compañera no se mostró interesada por no disponer de tiempo, terminé impartiendo yo el curso completo, de 16 horas. En su día escribí una entrada en mi bitácora sobre esto, pero la borré por error. También lo he comentado de pasada en alguna que otra ocasión. En resumen, diré que fue una experiencia muy enriquecedora.

La cuestión es que en 2016 me quedé fuera de ambos cursos, por un lado porque en el Máster se cargaron el grupo de euskara (sale más barato meter a todos los alumnos en un solo grupo, te ahorras la mitad de los honorarios de los docentes), y por otro porque se creó un nuevo "cargo" en el ICAGI entre cuyas atribuciones estaba la de impartir el curso de Deontología Profesional, y aunque yo presenté mi candidatura, me quedé fuera por no cumplir el requisito de 10 años de colegiación (los he cumplido en 2017).

La suerte quiso darme una nueva oportunidad, y resultó que el encargado de impartir el curso en el ICAGI se encontró con un compromiso ineludible que coincidía con una de las cuatro jornadas del curso, y en vez de cambiar la fecha, se optó por pedirme que le cubriera en esa jornada. Yo, POR SUPUESTO, accedí. Y esa jornada era, como ya habréis deducido, el mismo día de la entrevista, a las 16:00h.

Me quedo corto si os digo que disfruté impartiendo esa jornada. Me lo pasé como un niño de teta, arriba y abajo en el estrado de la Sala de Juntas del Colegio de Abogados, exhibiéndome de manera impúdica ante mis compañeros de profesión. Además varios de los asistentes resultaron ser viejos conocidos, incluso dos de ellos viejos compañeros de la facultad. Me lo pasé genial. Disfruté incluso cuando una compañera se acercó a mí en el descanso para comentarme algo, y me preguntó, no sé por qué, si yo era miembro de la Junta, o de la Comisión de Deontología, o qué, y le dije "no, yo no soy miembro de nada, yo no soy nadie, estoy aquí de carambola". Se pensó que se dirigía a alguien importante, y ver su cara de desconcierto ante mi respuesta fue muy gratificante.

Volvamos a las 11:00h, poco después de terminada la entrevista, con un día que había empezado bien y prometía terminar mejor. Me sentía el rey del mundo, capaz de todo, imparable. Hinchado como un pavo. Y la sensatez vino a rescatarme.

Pero vamos a ver, piltrafilla, ¿tú quién te has creído que eres? Nunca olvides de dónde vienes, quién eres y dónde estás, a dónde te diriges. No pierdas el rumbo. No te dejes cegar por la adulación. No pierdas la senda de la humildad. Ésa es tu tarjeta de presentación, porque eso es lo que eres.

Y entonces escribí esa cita de Nietzsche en mi bitácora, una cita en la que yo quiero ver y veo humildad. Porque uno arrastra todos los piropos que le arroja su circunstancia, los barre, y en esencia sólo queda el agua clara, profunda, pero simple y humilde. Directa y sincera, sin complejos, aceptándose tal y como es.

Cuando empecé a impartir la jornada, empecé presentándome: buenas tardes, soy Daniel Martínez Piqueras, abogado colegiado 4151 ICAGI, y como todos vosotros, soy EL ÚLTIMO MONO. Voy a impartir esta jornada casi de chiripa, e intentaré explicaros lo que pueda saber sobre Deontología. Hay un viejo proverbio, creo que chino, que dice que cuando un cojo se sube a hombros de un ciego, ambos avanzan. Yo soy el ciego, y vosotros los cojos, así que subíos a mis hombros para ver si aprendemos algo nuevo.

Obviamente, la compañera que se acercó a mí en el descanso había llegado tarde, y se había perdido mi presentación.

Resuelto con estas explicaciones el enigma de por qué narices escribí aquel día aquella cita de Nietzsche, cerramos un capítulo inacabado.

Y abrimos otro. ¿Por qué hoy, y justo hoy, vuelvo a citar a Nietzsche? No, hoy no es por humildad. Y no hay pistas. Hoy, nuevamente, me veo en la necesidad de arrastrar lo que se me arroje. Y nos volveremos claros.
Lunes, 02 de Octubre 2017

Independentista por un día

02:56h.
Bitácoras
Me voy a permitir el lujo de hacer un paréntesis en mis convicciones, yo que no soy nacionalista de ninguna nación, para declarar públicamente que hoy (y sólo hoy) seré independentista. No puede ser de otra manera, cuando hemos visto a distintas fuerzas policiales españolas agredir a los ciudadanos que deberían proteger, por el simple hecho de querer votar. Son casi 900 los heridos, que se dice pronto, en un despliegue policial sin precedentes. No me resulta agradable estar vinculado a este Estado, no si actúa así.

Eso de no dejar expresar pacíficamente las aspiraciones políticas propias queda muy feo. Recordemos lo que ocurrió con Bildu, cuya ilegalización indignó a propios y extraños, y con su posterior legalización obtuvo unos resultados electorales que, si no me equivoco, no ha conseguido volver a igualar. La explicación es bien sencilla: los vascos llevábamos años esperando que desde la izquierda abertzale se renunciara expresamente al uso de la violencia para alcanzar objetivos políticos, y cuando finalmente renunció a la misma, que se les cerraran las puertas para la participación política nos indignó. Que se nos impidiera a los ciudadanos concederles o negarles nuestro voto. Cuando finalmente les dejaron presentarse a las elecciones, recibieron votos que en circunstancias normales no habrían recibido. Aparte de los suyos, les votaron también nacionalistas de derechas, nacionalistas autonomistas, e incluso no nacionalistas. Podría dar nombres y apellidos de personas que decidieron darles su voto, porque "para una vez que quieren hacer política y nada más, me toca los cojones que les corten las alas". Esas mismas personas más adelante se lamentaban de haber votado a Bildu por algunas de sus políticas, pero de primeras quisieron apoyar a ése al que no le dejan jugar.

Ayer no quisieron dejar jugar a todo un pueblo, o a medio, como queráis verlo. E intentaron impedirlo a palos. No puedo aceptarlo. Hoy soy independentista.
Miércoles, 27 de Septiembre 2017

Cada vez que actualizas Java, Lexnet mata un gatito

10:22h.
Bitácoras
Supongo que llego tarde para advertir a nadie: la actualización de Java 1.9 del pasado jueves impide el uso de LexNet. Sí, LexNet, esa plataforma tan proclive al full disclosure en cuanto a sus contenidos y su código fuente. En la nota del ICAGI añaden a la del CGAE que en Euskadilandia no debe pandar el cúnico, que JustiziaSIP, el LexNet con txapela y label vasco, funciona correctamente con la nueva versión de Java.

Lo patético del asunto es que la instalación con los parámetros por defecto de Java activa las actualizaciones automáticas, así que más de uno se habrá enterado del problema por la vía dura. A mí no me pillan en ésa, suelo ignorar sistemáticamente los avisos de que hay actualizaciones de Java disponibles, hasta que no me queda más remedio. Ya tuve hace tiempo una muy mala experiencia cuando ZergaBidea, el programa de la Hacienda Foral de Gipuzkoa, me falló a causa de una mala actualización de Java el último día de plazo para presentar un impuesto. ¡Y qué lento resulta el proceso de reinstalación de Java cuando tienes que cumplir un plazo!

¿Por qué insisten las Administraciones Públicas en hacer depender plataformas críticas de [la mierda de] Java? Seguro que hay algún motivo técnico que se me escapa, y aunque me lo expliquéis con argumentos de peso, no conseguiréis que deje de odiar Java.